Tortitas integrales. Parte I.

0
456

Hay recetas en las Redes que me parecen espectaculares. No sé cómo sabrán porque no tengo el tiempo suficiente para prepararlas, pero a la vista “saben” muy bien. No se si habrá mucha gente que pueda tener ese tiempo para preparar todo de forma tan minuciosa. Me sorprenden algunos platos con muchos ingredientes y de más de 30 minutos de preparación. Porque no son sólo estos 30 minutos de preparación, son los de ir a comprar toda esa variedad de alimentos (a más variedad = más estocaje / espacio en nevera = más reposición continua por caducidad) y fregar todo lo utilizado, que esa es otra.

Y luego estamos la gente que vamos con poco tiempo, que comemos más seco y menos sabroso (aunque esto de comer sabroso con esas salsas que veo, y que sea “fit” y encima bajo en kcal. es un poco discutible) yendo a una media entre lo más recomendable y lo más rápido posible. Si alguien es Autónomo o estudia una carrera y trabaja sabrá a lo que me refiero: Unos días usas unas frutas, verduras, arroz basmati… Y vas variando en los siguientes según una nueva compra. Puede resultar un poco aburrido pero práctico, lo es también.

Aquí dejo una posibilidad por si alguien de los de poco tiempo, como yo, para algo rápido. Ojo, que lo ideal sería hacerlas uno mismo, con harina integral de verdad. Las hay de espelta, de quinoa, de arroz, de garbanzo, de centeno… Y se pueden preparar junto con claras para hacer las famosas tortitas de claras de huevo. Pero para esos días en los que vas a dormir 5 horas y necesitas recortar al máximo el tiempo de la cena, por ejemplo, va muy bien tener por casa éstas preparadas.

TORTITAS ¿INTEGRALES?

Partiendo del principio en composición… No soy entendido en economía alimentaria ni en gastronomía, pero viendo como se desarrolla la alimentación global y los precios pero es visible que la venta en materia prima de harinas refinadas está muuuuy por encima de las harinas integrales, aunque al haber más demanda éste está bajando.

Tan sólo hay que ver la diferencia de precio entre la harina de trigo normal de hipermercados y la harina de trigo integral de los herbolarios, o darle la vuelta y leer el desglose en ingredientes de cualquier alimento procesado. Puede que la preferencia hacia la harina refinada sea por conseguir un alimento más esponjoso y “pasable” y esto gusta sobre todo a los niños. Si nos fijamos todo lo integral tiende a estar más seco, a romperse más, mientras que “lo blanco” es más moldeable y duradero en caducidad.

Es “normal”, entonces, que las empresas de la industria alimentaria utilicen esta materia prima para elaborar un alimento más vendible. Si la demanda de productos de harina refinada es mayor que la integral ya se conoce el resultado. La balanza se inclina hacia donde se mueve más dinero.

Pero, ¿estamos comprando realmente productos integrales? ¿o con salvado / fibra añadida y algún tratamiento para ponderar una mezcla y venderlo como integral? Pues más bien, en muchos casos, va a ser esto último, salvo en los casos en los que se especifique claramente que todo el porcentaje de harina utilizada sea integral. En la mayoría de ocasiones se ha utilizado harina refinada junto con harina integral o con salvado. Estoy buscando información sobre si el proceso de refinado ayuda con su tratamiento a prevenir de alguna enfermedad por intoxicación y este proceso también se hace por cuidado, pero no lo encuentro.

La producción de cereales en España en 2014 ascendió a 20 millones de toneladas -y eso que fue un 19% menos que el año anterior- en la cifra que el trigo ocupa la primera posición, los 6,4 millones de toneladas.

A lo que vamos -> Ingredientes de estas tortitas (marca Hacendado pero fabricadas por Delibreads Europe SLU, -Valencia-): Harina de trigo (57%), agua, grasa de palma, estabilizante (E-422), salvado de trigo (5%), sal, gasificante (E-500), emulgente (E-471), correctores de acidez (E-296, E-330), conservadores (E-202, E 282) espesante (E-415), agente de tratamiento de harinas (E-920)

En lo de las E-… pues… aquí dejo un enlace por si a alguien le interesa conocer algo más sobre estos potenciadores. La mayoría son totalmente naturales, pero a veces mejor no leerlo, sobre todo si estás cocinando porque justo vas a comer. Que sean casi totalmente naturales no significa nada más que que no son sintéticos. Ahora… ¿de dónde sale la L-Cisteína que contienen los productos de panadería, inluyendo estas tortitas? Casi mejor no lo quieras saber… Este es el Enlace a Aditivos alimentarios y este es el enlace a una noticia que me ha desconcertado, pues he encontrado de fecha reciente y se está industrializando. ¿Estamos comiendo pelo de cerdo? Noticia hidrólisis pelo de cerdo.

Llegados a este punto no sé si seguir escribiendo…

Bueno aquí va la foto. 

La idea es tener un plato con cierta cantidad de carbohidratos, proteínas y grasas para cuando se está entrenando (de nuevo :-) ). Ayer cené algo muy rápido, como tortilla con taquitos de jamón y 2 tortitas “integrales”. Faltaba verdura, lo sé. A la próxima no me falla! Hablamos de un día de falta de visita al súper xDDD 

  • 1 Huevo entero
  • 10 Claras de huevo
  • 20g de Jamón Serrano en taquitos
  • Unos 5g de Aceite de Oliva
  • 2 Tortitas “integrales” (36g cada una) 
  • Energía: 556 kcal. Carbohidratos: 39g. Proteínas: 57g. Grasas: 19g. Fibra 3,5g.

El usar algo de estos taquitos de Jamón Serrano le da un gusto mucho más sabroso a la tortilla.

Para calcular podemos utilizar la página en la que hoy me dí de alta www.fatsecret.es en la que dí de alta estas tortitas.

Las siguientes las prepararé integrales con harina integral y clara de huevo a ver cómo salen. Prepararé otra entrada, la Parte II.