El Secreto para ver Resultados.

0
390

El “Secreto” para ver Resultados es: ponerle GANAS. En el Entrenamiento y en la Vida.

Podemos tener mala genética, podemos tener una lesión, podemos tener problemas en el trabajo, en pareja, falta de recursos económicos, no contar con vehículo para los desplazamientos, tener una enfermedad crónica, o una pequeña o gran minusvalía. Pero seguro, estoy convencido, que pese a poder tener suerte con algo, cosa que también es cierto que puede ocurrir, los mayores logros los conseguiremos PONIENDO GANAS. Y cuanto más esfuerzo haya que hacer y cuantas más ganas tengamos que poner más valoraremos lo conseguido, y más llevadero se hará el camino hasta lograrlo.

¿No nos gusta nuestro trabajo? Bueno, pues cambia. ¿No podemos? Pues haz que te guste tu trabajo. Busca pequeñas motivaciones diarias que te haga más llevadera la jornada laboral. ¿Nos gustaría conocer a alguien para tener pareja? Pues conoce, arriesga, intenta, al menos prueba para ver si funcionaría. ¿Queremos salir de casa con buen humor? Bueno, pues organízate, planifica tu día con realismo y no quieras llegar a tantas cosas porque acabarás haciéndolo todo con estrés y sin ganas. Y sal con energía. Toma tu tiempo para hacer un buen desayuno y no salgas ya con apuro y con ansiedad ya de buena mañana… Sea lo que sea que queramos mejorar en nuestro día: Ponle Ganas. Porque si nos rendimos con algo, si ya no tenemos esas ganas, mejor dalo por perdido porque vas a estar dándote cabezazos porque algo no sale. Y es imposible (“a no ser que se alineen los planetas”) de que algo salga si no le ponemos ganas.

Esto sirve también para el entrenamiento y los resultados. ¿Qué nos cuesta seguir la dieta en el trabajo? Ponle ganas. Busca alguna alternativa. ¿Qué no tenemos posibilidad de acudir a un centro? Ponle ganas. Entrena en casa y en la calle, pero entrena. ¿Que no contamos con buena genética y los resultados no llegan tan rápido como lo esperado? Bueno, pues ponle ganas también, porque seguro serán mayores si le pones ganas que si te limitas a ver sólo la parte negativa. ¿Es que la música del centro no nos gusta, o los colores de las paredes, o la cara del instructor? Pues ponle ganas al entreno y deja de escuchar la música, de mirar la pared o de pensar en que la cara del instructor hará mejor o peor tu sesión. Céntrate en lo que has ido a hacer, que es entrenar. Deja todo lo demás a un lado.

Deja de ponerte excusas y de ponerle excusas a los demás. Porque puede que el problema sea que te falten GANAS. Y como dije arriba, si entrenas sin ganas, mejor déjalo. Será imposible sacar algo bueno de un entreno o estilo de alimentación si no le ponemos ganas. Y ésto vale para todo. Y hasta que no hayas puesto ganas de verdad no podrás decir que no lo conseguiste.