No olvidemos la vieja escuela.

0
1008

Esta mañana, sobre las 06:15h, estaba disfrutando de mi café mañanero en la minisala mientras leía un artículo en Mi Dieta Cojea, un Blog que me ha encantado. La Entrada trata el tema de la Paleodieta; sobre las justificaciones que la definen.

Me ha apetecido escribir esta entrada en honor a todas esas personas, quizá de mi edad, que todavía utilizan métodos “antiguos” en su entrenamiento y en su alimentación. Está claro que los avances desmienten mitos y corroboran hipótesis, que la sociedad avanza huyendo de la monotonía, que las empresas innovan buscando la frescura de sus novedades, pero, al menos en mi experiencia personal, no debemos olvidar LA VIEJA ESCUELA, por sus resultados.

2015-11-11_07.47.26Aprendí mucho de mis entrenadores: Fidel Solsona y Jorge Jiménez. Aprendí el significado de “Entrena más, come más”, y aunque puede sonar cavernícola, más nos valdría pasar más tiempo entrenando y cuidando de que no nos falten alimentos en casa que leyendo nuevas tendencias o preocupándonos en exceso de si la técnica que usamos en un levantamiento es perfecta, cuando finalmente ni entrenamos por la falta de tiempo.

Discutimos de si uno come de una o de otra manera, en esta tendencia social en cuanto a la alimentación, con maneras tal cómo una secta religiosa. Pero ¿de verdad tan mal lo hacían las personas que entrenaban hace 40 años? Quizá no se sabían cosas que ahora se saben, pero quizá levantaban más carga que ahora levantamos, aunque utilizaran menos, o realmente nada porque ni había, un bosu. Como tampoco lo tendría Eugen Sandow, pero sobre el padre del culturismo escribiré en otra Entrada.

Valoremos, también, los ejercicios básicos, la alimentación con sentido común y sin volvernos locos y, sobre todo, a nuestra queridas barras y mancuernas de toda la vida. Feliz Entrenamiento!