Los malos momentos y las malas comidas. Depresión.

0
915

sobre pesoJusto quería escribir esta Entrada cuando leí ésta tan interesante sobre comida y emociones, de  “Mi dieta cojea”: Donuts y Mr Wonderful, llega la obesidad buenrollera. No sabía que Donuts había sacado un anuncio junto con Mr. Wonderful. Como empresas me encantan las dos. ¿Quién no ha comido Donuts? ¿Quien no tiene algún regalo con una frase motivadora de Mr. Wonderfull? Pero como mensaje… Creo que une un producto de bollería con el estado emocional alegre y positivo (a repetir cada día) y esto puede alentar a una conducta peligrosa. 

Hay muchas personas fuertes anímicamente, pero hay muchas otras que son más sensibles y que “pagan su ansiedad” con la comida (y es algo que, si prestamos atención, veremos a diario, incluso puede que lo estemos viviendo literalmente). Cuidado con solucionar un momento desagradable en nuestro día a día con saltar la dieta. Puede convertirse en Obsesión por la comida basuraun mal hábito que pudiera empezar un camino hacia la obesidad. ¿Tan “grande” puede llegar a ser un tipo de alimento frente a nuestro poderoso autocontrol? Si es una adicción, sí. Se puede tener una dependencia (a veces compulsiva) a algún tipo de alimento, pero ya nos salimos del terreno de la nutrición y entramos en el terreno psicológico. Si tuviésemos dudas sobre nuestro comportamiento no sólo podríamos consultar con un nutricionista, sino también con un psicólogo.

grasa_visceral_corazon

Justo cuando cambié de local (de Marratxí a Palma) empezó con las clases un alumno de los buenos. Era uno de esos amables y respetuosos. Uno que ayudaba a los demás y que siempre fue correcto conmigo, hasta el día en el que dejó de venir. Tenía una situación complicada por temas familiares, y a nivel emocional estaba demasiado sensible como para continuar con esta rutina. Ahora que ha vuelto a La MuscleSala reconoce que lo peor que hizo fue dejar de entrenar, porque eso lo mantuvo todavía con más ansiedad.

MonstruitoEl estado de desánimo le había llevado a dejar el entrenamiento y empezó una vida sedentaria. Dependiente de la comida basura aumentó 30 kilos de peso, en poco más de año y medio. Este estado emocional provocó una demanda alimenticia de comida chatarra, algo que pasa en muchos cortos episodios de tristeza de forma esporádica y “sin consecuencias”, pero que a largo plazo puede convertirse en un bucle sin salida: más comemos más nos deprimimos porque sabemos que:

  • Sabemos que no nos estamos cuidando en salud.
  • Vemos que estamos cogiendo sobrepeso.
  • Y por otro lado vemos que no podemos parar y eso nos hace sentirnos débiles y ya volvemos a empezar con el blucle.
Y, o salimos de él, o podremos tener serios problemas de autoestima y de salud.

Tenemos que tener claro que no podemos, por muy cómodo que sea, comer cualquier cosaLeón Marino con la excusa de que hemos tenido un mal día. Una cadena de malas noticias no tiene porqué acabar con nuestra tarea de cuidarnos día a día, de abandonar la comida saludable por meses. Por alguna ocasión bueno… Es algo normal. Pero si esto se va repitiendo… Quizá no estamos siendo conscientes de que tenemos que intentar mejorar ese problema que nos está haciendo comportarnos así. Quizá sí, y no podamos hacer nada frente a ese problema que tanto nos agobia, pero dañándonos nutricionalmente no conseguiremos más que enfermar en un futuro, con lo que ya no sólo tenemos un problemón de los gordos; ya tenemos dos.

“Sólo tuvimos, tenemos y tendremos UN CUERPO Y UNA MENTE. Así que MÁS NOS vale cuidarloS.”

¿Qué mejor para salir de una mala racha o de un problema anímico que hacer deporte?

American FootballSi más personas entrenasen menos energía negativa habría en el mundo. El deporte genera positividad. Viene a darnos un subidón como la euforia de cuando nos toca un premio, por ejemplo, y esto se debe, principalmente, al aumento en los niveles de endorfinas, de serotonina y de dopamina en nuestro cuerpo.

Endorfinas: son neurotransmisores que regulan la sensación de dolor, la temperatura, el hambre y las funciones reproductivas. Niveles altos de endorfinas ayudarán a actuar como un analgésico, algo que parece muy relacionado en deportistas que trabajan la resistencia muscular. La risa mejora los niveles de endorfinas.

Serotonina: es un neurotransmisor que “equilibra nuestro estado de ánimo”. Interviene en el apetito y movimientos intestinales. Niveles altos de serotonina nos harán encontrarnos más felices. Alimentos ricos en triptófano vienen muy bien, al igual que hacer deporte.

Dopamina: es un neurotransmisor y una neurohormona que se asocia con el placer. También está involucrada en la motivación, pues incide en las decisiones y el aprendizaje y también en la coordinación de los movimientos musculares. Algunos estudios la relacionan con el carácter (tranquilo, tímido, apasionado…)

niño feliz

Si hemos tenido situaciones muy complicadas a nivel emocional; si hemos sufrido desgracias que nos han dejado muy tocados, podemos ayudarnos con el deporte, con la música, con un buen libro, con algún salto de dieta, etc… Si generamos este tipo de neurotransmisores nos encontraremos más felices, seremos más optimistas, sonreiremos más y pitaremos menos con el coche. 

Ayudarnos realmentePero lo que debemos evitar es que algo que nos proporcione placer se convierta en un arma de doble filo. Aquí vienen los problemas con la dependencia a las drogas, a la bebida, al tabaco, a la comida basura, las máquinas tragaperras o los antidepresivos, entre otros. Todo lo que no sea trabajar donde está el verdadero problema será enmascarar y, muy posiblemente, agravar por otro lado.

“La felicidad depende de nosotros mismos.” – Aristóteles.

monomanu